Goodbye Florian

Adiós Florian

Florian, el mono Saki, fue confiscado por la policía ecológica en Tarapoto. Cuando llegó a Pilpintuwasi, estaba deshidratado e infectado por parásitos.
En Pilpintuwasi, Florian encontró compañía con una hembra de mono Saki llamada Zecke. Pasaron tres años juntos y luego, desafortunadamente, incluso con el gran cuidado que le habíamos brindado, de repente se enfermó. Hicimos pruebas y descubrimos que sus riñones no funcionaban debido a una dieta poco saludable antes de su llegada. Aunque recibió tratamiento médico, ya era demasiado tarde y falleció.
La mala nutrición es un problema que experimentamos mucho con los animales salvajes que se tenían como mascotas. Otro problema con la atención médica es que los síntomas suelen aparecer muy tarde en los animales no domesticados. En la naturaleza, ese es un mecanismo de supervivencia, especialmente con los monos, para no mostrar sus debilidades a su tropa. De lo contrario, a menudo se quedarían atrás o ralentizarían la tropa y los pondrían en riesgo de depredadores.
Después de la muerte de Zecke, queríamos liberarlo con otros monos Saki.
En octubre de este año, finalmente obtuvimos el permiso para transferirlo a Monkey Island, donde puede estar con monos Saki en libertad. Lo acompañamos a la isla. Partimos hacia Iquitos donde conocimos al dueño de Monkey Island y abordamos el bote juntos. El viaje fue un poco más accidentado de lo esperado. Diez minutos después del viaje, se desató una gran tormenta que finalmente obligó al bote a detenerse y evacuar a todos. Afortunadamente, Florian no estaba demasiado estresado y después de treinta minutos, la tormenta se calmó y todos llegaron bien a Monkey Island.
Mientras oscurecía, acompañamos a Florian a su recinto donde se instaló para pasar la noche. Después de diez días de acostumbrarse a su entorno, fue liberado. Florian ahora es libre de vagar por Monkey Island y, con suerte, encontrará un nuevo compañero de mono Saki.
Es triste ver a Florian irse, pero siempre es una experiencia increíble devolverle a un animal su libertad.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *